Un Par de Latas

Prácticamente llegaba la hora de comer cuando el móvil sonó, era un mensaje. Ella sonrió… no quiso despertarle por la mañana. En silencio buscó su ropa y su bolso, pasó por el baño y se fue.

La ventana se había quedado abierta toda la noche y lo despertó el sol. Estaba solo y necesitaba una ducha. Él se emociona… En el espejo encontró pintado, su teléfono.

Al salir del garito compartieron un par de latas. Luego, él la invito a su casa.

Un Par de Latas

Comments are closed.